Páginas vistas en total

Premio Internacional Miguel Hernández

Álvaro Tato Ozaeta

´En casa tengo una hoja de la higuera de Miguel Hernández´

El ganador del premio al que da nombre tiene la misma edad y coge el testigo

Ganador del Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández. El oriolano murió con 32 años tal día como ayer en 1942. El ganador del premio al que da nombre tiene la misma edad y coge el testigo. Así lo destacó ayer el jurado. "Hiperión" editará 2.000 ejemplares de "Gira".

E. G. B. El licenciado en Filología Hispánica Álvaro Tato (Madrid, 1978) ha destacado tanto entre los 507 aspirantes al Premio Internacional de Poesía Miguel Hernández Comunidad Valenciana que el jurado escogió su poemario "Gira" por unanimidad (se recibieron obras desde 19 países y el premio es de 12.000 euros). El crítico Ricardo Bellveser definió su propuesta como "un libro de poemas breves, intensos, con un brillo poco habitual, luminosos... Sobre una huida personal como metáfora de vivir"; El director de la revista Cuadernos Hispanoamericanos, Benjamín Prado, dijo que "tiene un punto filosófico, con sentencias y aforismos internos..."; "pero sin ser lapidario", completó el catedrático de Literatura Española Ángel Luis Prieto de Paula. El autor recibe la llamada de este diario cuando ya está celebrando el premio.

¿Cómo ha conocido el fallo
Por teléfono, me ha pillado en pleno ensayo. Es maravilloso porque estaba con mis compañeros (prepara el espectáculo "Time al tiempo" con la compañía Ron Lalá). Lo he recibido con alegría doble, por el premio en sí, que es muy prestigioso, y porque estoy muy vinculado con Orihuela, donde tengo muchos amigos. En mi casa tengo una hoja de la higuera de Miguel Hernández, he estado en Moros y Cristianos y soy un enamorado de la Armengola (se ríe). Este premio es mucha responsabilidad, porque lees un poema de Miguel Hernández, incluso de su primera etapa, y tiene una altura, un valor, una potencia...
Dice el jurado que su libro invita al viaje interno y físico...
Yo llevo una vida de carretera con mis compañeros. Aunque resido en Madrid mi profesión es muy nómada, de experiencias mutuas, camino y furgoneta. Así nacieron los poemas, que son como un diario de viaje, sencillos en rima y métrica y de lenguaje cercano.
¿Entonces ha escrito este libro en la furgoneta, en la carretera
A medias, hay una labor de trabajo, de pulir y depurar, pero el chispazo poético te surge en cualquier lugar y momento, la poesía tiene eso de revelación y en este caso ha sido observando un incendio de camino a un pueblo, viendo siniestros de tráfico o cómo florece un almendro.
También han dicho que se decantaron por usted porque es claro, luminoso, de sentencias y aforismos pero sin ser lapidario. ¿Coincide con el jurado
Es muy bonito lo que han dicho. Mi forma de entender el arte es huir de la gravedad, del peso; por muy profundo que sea, la apariencia debe ser ligera, por eso me dedico al teatro y al humor. Sí tiene aforismos, pero intento transmitir de forma sencilla e interpretable por cada lector. Lo han leído muy bien y me encanta que se premie eso.
En 2010 ganó Francisca Aguirre, de 80 años. Peses a su edad, no es la primera vez que verá su libro publicado ("Cara máscara", 2007, y "Hexateuco", 2003).
Lo de poeta precoz lo dejé atrás, ya tengo alguna cana... Pero siempre he tenido unas inmensas ganas de escribir y vivo en una continua fiebre creativa. Publicar un libro es como un parto, un estreno, como cuando te enamoras. Es algo tuyo, de tu imaginario, tu creación y tu silencio. Cuando echa a volar tiene que enfrentarse a los ojos y la conciencia de los demás. Es muy bonito gestar, pero tienes que saber abandonar. Bonito y vertiginoso.