Páginas vistas en total

sábado, 6 de octubre de 2012

DESVELO

En la madrugada
solo suena el centelleo
de mi mente desvelada
en la almohada.

El silencio es como un campo,
como el sol que baña el orbe,
como el templo de una diosa
derruido por mil hombres.

Todo estático me mira,
todo queda exhausto y pobre,
y yo soy el ojo ajeno
que lo ensalza o lo corroe.

El tiempo no perdona,
todo es fijo menos él,
que no duerme ni madruga
ni me espera en el andén.

El sol sale entre montañas,
su fulgor ya empiezo a ver,
las almas por las calles
son ya cuerpos de mujer.

El sol sale y en penumbra
riego versos en papel
y destilo con enjundia
otro día sin querer.

Sigo haciendo lo de siempre,
una carta con pincel,
y me siento torpe y loco
por el tiempo sin tu piel.

                                         Fernando Mañogil Martínez (Poema inédito)

No hay comentarios:

Publicar un comentario