Páginas vistas en total

jueves, 19 de abril de 2012

LATIDOS DE ESPARTO

Se me acaba la paciencia,
me harto de guiar al aire,
de buscar cucharas para
dar de comer a nadie.

No tengo la firmeza
de un yugo con flechas;
no tengo la valentía
para aislarme de esta guerra.

Siento latidos de esparto,
guardianes que nublan mi ánimo,
y no quiero parabienes
que pretendan saciar mi llanto.

No soy piedra en este bosque,
no soy lucha sin razones,
el camino de rutinas balancea
los días sin colores.

Cuando tenga nuevos versos
volveré por esta duna,
por ahora me despido
porque me crucificó la musa.

Fernando Mañogil Martínez (Poema inédito ).

No hay comentarios:

Publicar un comentario