Páginas vistas en total

sábado, 18 de febrero de 2012

EL SUEÑO DE LOS JUSTOS

Noctámbulo el corazón,
maltrecho y alicaído,
caminando sin huellas
hacia pasadizos sin futuro.

Levito como las musas,
caigo en vientres sin fruto
y con un rayo de fiereza
se aviva el sueño de los justos.

Capturo las impotencias
de los hombres de este mundo
y las llevo a cementerios
para matarlas con mis puños.

Me despierto cada día
con el miedo de no verte
y suspiro cuando miro
un peligro que me aviene.

Es la muerte una guadaña,
un aullido que me advierte,
una soga que me asfixia
mientras los huesos se sienten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario