Páginas vistas en total

sábado, 5 de noviembre de 2011

VOLVER

Al volver al campo inmóvil
nos quedamos sin aliento,
se retardan los relojes,
se enmudecen los recuerdos.

Al volver a la inconsciencia
se enarbolan los silencios,
se empavonan de costumbres
en las cárceles del sueño.

Me emocionan las miradas,
las calles sin luz ni tiempo,
los pintores de batallas
sumidos en blanco y negro.

Sigo pisadas sin nombre,
canciones sin letra ni dueño,
cartas sin remitente
volando hacia los infiernos.

No puedo olvidar los astros,
no puedo campar en suelos
podridos por la injusticia,
dañados por los recuerdos.

No puedo limpiar las lágrimas,
no puedo esconderme en fuegos
que arden pero no queman,
que calientan sin dar aliento.

Al volver a mi locura
me lastimo sin quererlo
y suspiro en la penumbra
dolorido y sin saberlo.

Al volver a los tinteros
ya no encuentro mis sonetos,
solo la tinta imborrable
de las cartas que te debo.

Fernando Mañogil Martínez (POEMA INÉDITO)